MI AVENTURA EN NARBONNE

Jennifer Heels | Mi aventura en Narbonne
Jennifer Heels | Mi aventura en Narbonne

El pasado jueves dibujé un corazón de tiza en la pared y tu nombre estaba dentro, Narbonne.

Como ya sabréis a través de mi Instagram, la semana pasada tuve la gran suerte de ser una de las influencers afortunadas para vivir una maravillosa aventura en Narbonne (Francia).

Gracias a Renfe Sncf y al exquisito restaurante Les Grands Buffets, pude disfrutar de un día lleno de nuevas experiencias, conociendo lugares nuevos y personas encantadoras. Vamos, lo que viene siendo, ¡un lujo total!

A las 8.45h de la mañana, nos reunimos las 6 influencers en cuestión en la Estación de Barcelona-Sants, donde Renfe Sncf nos invitó a desayunar en su sala Vip, antes de empezar el viaje.

A las 9:25h nuestro tren salía con destino a esta pequeña ciudad romana del sur de Francia. El viaje tan sólo duró dos horas y nuestra aventura ya prometía mucho.

Todas las chicas conectamos enseguida y nuestro viaje se llenó de conversaciones, fotos, videos y risas varias, porque si algo hubo, fue una gran dosis de buen rollo.

¡Y llegamos a Narbonne!, Y ya sólo con su estación nos quedamos con el síndrome de la boca abierta-cierrala-que-entran-moscas, ¡Qué maravilla!, Una mezcla entre vintage y urbano que por poco hace que nos quedemos allí por tiempo indefinido. ¡Menos mal que el fresquiviri francés hizo de despertador al uso!

Yo os tengo que decir que aquí ya dibujé mi corazón de tiza. Mi historia de amor con Narbonne ya estaba en marcha.

Antes de ir a comer a Les Grands Buffets, pudimos hacer turismo por la ciuda acompañadas de un guía, que incluso os diré, hacia aún más bonito cada rincón de este lugar francés. Su pasión por la historia y arte nos llevó hasta las raíces romanas de Narbona, nos paseó por el esplendor que vivió el pueblo en la Edad Media y nos llenó con un estilo de vida moderno en un entorno medieval que atrapa.

Deciros que me encantó el Mercado de Abastos, donde se pueden encontrar productos de la comarca e incluso degustarlos allí.

Y como no, quedé totalmente seducida por la Catedral de San Justo y San Pastor, y eso que no soy de iglesias, pero cuando hay arte, éste va más allá y simplemente cautiva.

Nuestro turisteo duró aproximadamente una hora y media, apenas nos volvimos locas haciendo fotos y vídeos, ¡El tiempo se nos hizo corto!. Menos mal que de cámaras, móviles y aparatejos audiovisuales varios íbamos bien servidas.

¡Y ya por fin llegamos a Les Grands Buffets! Desde que lo vi en la última edición de Masterf Chef tenía ganas de conocerlo. Y ahí estaba yo, dispuesta a disfrutar de cada bocado de su exquisita cocina tradicional francesa.

Nos recibió Monsieur Privat, el dueño y fundador de esta experiencia gastronómica sin igual, y junto a él nos adentramos en un restaurante decorado como los antiguos bistrots de los años 30, con infinidad de obras de arte y con unos buffets espectaculares de comida que hacen que toda tu atención estuviera en ellos. ¡Por favor, eso era un festín y no lo que cantaban en “La Bella y la Bestia”! Oh la la!

Nada que ver con los buffets a los que estamos acostumbrados en España, la alta calidad es un hecho, el trato amable su esencia y la exquisitez de sus platos su ADN.

Dios mío si habían más de cincuenta quesos, más de setenta postres (¡¡ay Omá los macarons!!), ostras, bogavante, vinos absolutamente impecables y un sinfín de manjares dignos de los mejores paladares.

Menos mal que desayuné muy temprano, porque ante semejante festival culinario necesitaba un hueco estomacal bien grande para llenar. ¡Y menos mal que lo tenía!

Os lo recomiendo sin lugar a dudas, es más, en breve vuelvo con mi familia porque esto hay que compartirlo.

Después de una sobremesa llena de macarons, chocolate, licores varios y de arreglar el mundo o ponérnoslo por montera, nos fuimos hacia la estación de tren de Narbona. No sé muy bien si fuimos en coche o rodando cual croqueta rellena, porque os aseguró que de allí salimos rellenas y bien rellenas de calidad francesa.

Nuestro tren de Renfe Sncf volvió a regalarnos un viaje confortable donde pudimos compartir muchísimos tips y experiencias de nuestro trabajo, e hizo que no sólo conectara Narbona con Barcelona, estas pasajeras viajeras también lo estaban.

Y mi aventura continúa, porque “Un viaje de mil millas empieza con un sólo paso”, y mi primer corazón de tiza ya tiene dueño. ¡Os voy contando más!

¡Feliz puente y felices aventuras!

Jennifer

Chaqueta: CUSTO
Capa: CALVIN KLEIN JEANS
Body Velvet: ZARA
Tejanos rotos: ZARA
Zapatos: STELLA McCARTNEY
Bolso: LOUIS VUITTON
More from Jennifer Heels

BARCELONA TIENE HAPPINESS

Barcelona es poderosa, Barcelona tiene poder y… ¡Barcelona tiene Happiness!. Que soy...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *